Salud digestiva y Síndrome Sensitivo Disfuncional SDD

Fibromialgia, Síndrome de Fatiga Crónica, Intestino irritable, piernas inquietas, dismenorrea, cefalea, dolor ATM...

SALUD DIGESTIVA Y SÍNDROME SENSITIVO DISFUNCIONAL


El síndrome sensitivo disfuncional incluye patologías como la Fibromialgia, Síndrome de Fatiga Crónica, Intestino irritable, piernas inquietas, dismenorrea, cefalea, dolor ATM...

En concreto, la fatiga crónica y fibromialgia son enfermedades multifactoriales altamente incapacitantes que afectan a todo el organismo a nivel psiconeuroimmunoendocrino.

Han sido reconocidas por la OMS y afectan a un 2-4% en la fibromialgia y un 1% en la fatiga crónica. Su prevalencia es altamente femenina.

RELACIÓN CON LA SALUD DIGESTIVA

Uno de lis síntomas comunes que tienen estas dos patologías es una alteración digestiva que se manifiesta de diferentes maneras:

  • digestiones pesadas

  • acidez

  • reflujo

  • hinchazón

  • gases

  • colon irritable

  • estreñimiento

  • diarrea

  • heces pastosas

  • ...


Estas alteraciones afectarán muy negativamente el estado de salud de estas personas y pueden tener su origen a nivel gástrico, hepático y/o intestinal.
Text and image block

1- SALUD GÁSTRICA 

Un correcto funcionamiento del estómago será crucial para asegurar que procesamos y absorbemos todos los nutrientes que ingerimos. También será importante para mantener, tanto el estómago como el duodeno, libre de patógenos o sobrecrecimiento bacteriano. 

Si la liberación de ácido en el estómago es insuficiente, se verá afectada, como un dominó, el estímulo de la vesícula biliar y de las enzimas pancreáticas. De modo que, todo el proceso de digestión de los alimentos será ineficaz y se promoverá la disbiosis en el intestino delgado.


¿Cuales serán los síntomas?

Acidez, reflujo gástrico, digestión pesada, intolerancia a las grasas, hinchazón abdominal después de comer, heces pastosas y con gases. También hay que tener en cuenta que, si no digerimos correctamente, la absorción de nutrientes será insuficiente y nos aparecerá falta de energía y cansancio.

¿Qué factores pueden influir?

  • Alimentación: una dieta rica en carbohidratos (pan, pasta, bollería, azúcar...) no estimula suficientemente la liberación de ácido gástrico.

  • Comidas: la ingesta frecuente de alimentos (más de 3 veces al día) acabará agotando la secreción de ácido, de bilis y de enzimas.

  • Estrés: unos niveles elevados de cortisol inhibirán el proceso de digestión.

  • Niveles de serotonina: si hay carencia de este neurotransmisor, no se activa la señal de inicio de la digestión y de rebote se acumulará Histamina a nivel gástrico y orgánico (podrán aparecer irritación en las mucosas, picor en la piel, alergias...).


¿Cómo podemos recuperar la función gástrica?

  • Alimentación: no hacer más de 3 comidas al día y que incluyan alimentos ricos en proteína y grasa de calidad (carne, pescado, huevos, verduras, tubérculos).

  • Gestión del estrés y las emociones: practicar yoga, taichí, meditación y actividades que nos activen el circuito de la recompensa (bailar, música, leer, caminar por la naturaleza, relaciones sociales...).

2- SALUD HEPÁTICA

El hígado es un órgano encargado de más de 300 funciones, entre ellas y una de las más importantes, es la detofixicación los residuos y toxinas generados en nuestro interior.

Si esta función no se realiza correctamente, podrán aparecer síntomas por:

  • Acumulación de toxinas o fármacos: dolor de cabeza, cansancio, grandes o alergias cutáneas, insomnio de 2-4 de la madrugada.

  • Acumulación de metabolitos orgánicos: urea, amonio, estrógenos, serotonina, dopamina, noradrenalina.

  • Mala gestión de los nutrientes: falta de energía, bloqueo de la síntesis de moléculas inmunitarias, hormonas, neurotransmisores.

  • Mala regeneración y reparación tisular por falta de liberación de la Hormona de Crecimiento.

De modo que, muchos de estos síntomas presentes en la Fibromialgia y Fatiga Crónica tendrán su origen en una sobrecarga hepática.

Para poder recuperar la salud hepática, habrá qué:

  • Asegurar un sueño de calidad, sobre todo entrar en sueño profundo de 2-4 de la madrugada.

  • Asegurar una ingesta adecuada de alimentos que den soporte hepático (proteína de calidad, crucíferas, fibra fermentable...), una correcta hidratación (eliminar el alcohol y refrescos) y un correcto control de la medicación.

Mientras incorporamos estos cambios, será imprescindible la ayuda de suplementos enfocados a activar la detoxificación hepática, el drenaje linfático, dérmico y renal.

Text and image block
Text and image block

3-SALUD INTESTINAL

Es conocida la relación simbiótica que tenemos con los millones de microorganismos que habitan nuestro intestino.

Si estos están en equilibrio, serán fundamentales para nosotros, ya que:

  • Sintetiza vitaminas, hormonas (serotonina) y neurotransmisores (GABA)

  • Influyen en nuestro estado de ánimo.

  • Mantienen nuestro sistema inmunitario en un correcto estado de tolerancia.


Varios estudios han comprobado la alteración de determinados géneros bacterianos en pacientes con Fibromialgia y Fatiga Crónica. Este hecho, conlleva una alteración en la producción de Triptófano, GABA y Serotonina.

Este podría un motivo que justificaría la coexistencia de estas enfermedades con el Síndrome del Intestino Irritable.

También se ha comprobado como una disbiosis intestinal miedo reactivar virus latentes que estaban en reposo (citomegalovirus, herpes virus, Epstein-Barr virus).

Así que, será básico para mantener estas patologías bajo control, cuidar nuestra salud intestinal.

Hay que incorporar alimentos con actividad prebiótica, probiótica, antiinflamatoria.

Será imprescindible hacer uso de suplementos con Glutamina, para reparar la mucosa intestinal y evitar la activación del sistema inmunitario.

La cúrcuma y el magnesio también actuarán a nivel inflamatorio y neuronal.