L-Glutamina

en salud integrativa

L-Glutamina

La L-Glutamina es un aminoácido no esencial, es decir, que en nuestro organismo se puede sintetizar a partir de otras sustancias.

Sin embargo, el estrés psíquico o físico hacen que las demandas de glutamina sean mucho más elevadas que las que suministra el cuerpo, por lo que se han detectado actualmente unos déficits glutaminérgicos importantes en individuos sanos.

Por ello, se la considera un aminoácido esencial, que requiere suplementación, si se quiere estar en equilibrio a día de hoy.

Es el aminoácido más común del cuerpo y está involucrado en multitud de procesos del metabolismo, estructura, función del tracto gastrointestinal y del sistema inmunitario.



Se FORMA en el músculo y pulmón (entre otros) y se hace por combinación de Ácido Glutámico con el amoníaco resultante de las vías degradativas de aminoácidos. A partir de ahí se distribuye a los órganos que la necesitan.

En el tracto intestinal, hígado y sistema inmunológico, se utiliza la glutamina para sintetizar nucleótidos, proteínas, aminoácidos y azúcares.

También actúa como transportador del amoníaco tóxico hacia los riñones para su expulsión, lo que ayuda a mantener el equilibrio ÁCIDO-BASE.

 

ACCIONES

Uno de sus papeles fundamentales será llevar amoníaco desde varios tejidos periféricos hacia los riñones, donde el nitrógeno será hidrolizado por la Glutaminasa generando Glutamato y el ión amonio libre que se excretará por orina.

De esta forma, el amoníaco del tejido periférico es transportado en forma no-ionizada, y por tanto sin neurotoxicidad.

La Glutamina pasa fácilmente la barrera hematoencefálica, y el cerebro la transforma en Ácido Glutámico, el precursor del neurotransmisor del GABA (ácido aminobutírico).

La glutamina combinada con N-acetil-cisteína forma parte del GLUTATIÓN y del GTF (factor de tolerancia a la glucosa).

La Glutamina es crucial en el intestino, donde tiene una función reparadora de la mucosa y de la hiperpermeabilidad intestinal, sobre todo en la época de estrés fisiológico.

Las células de la mucosa intestinal necesitan glutamina como donante de nitrógeno para la biosíntesis de diferentes compuestos importantes, como por ejemplo los nucleótidos (división celular), aminoazúcares (construcción de los glicosaminoglicanos de la mucosa intestinal) y muchos aminoácidos cruciales por la síntesis de proteínas.

Durante el estrés fisiológico, tal como dietas de adelgazamiento, deporte de alto rendimiento, trauma físico, cirugía, infecciones... el tracto gastrointestinal usa mucha glutamina y, por ello, ésta pierde la concentración en sangre. Esto conlleva una pérdida de masa muscular (atrofia de la musculatura).

Cuando tenemos un traumatismo o lesión, el nitrógeno es muy necesario para reparar las heridas y mantener los órganos vitales en funcionamiento. Una tercera parte de este nitrógeno proviene de la Glutamina.

Las células del sistema inmunitario de la mucosa mesentérica y del hígado dependen de la glutamina como donante de nitrógeno y como fuente de energía.

Glutamina y deporte

Al ser un recuperador de tejidos natural, la Glutamina es ampliamente usada por deportistas, que la toman para ganar musculatura o recuperar la musculatura perdida en un esfuerzo (carrera...).

la Glutamina coopera para conseguir la restauración del Glucógeno muscular gastado en un ejercicio físico (acelera el proceso como si fuera un catabolitzador, sin comprometer el azúcar en plasma), por eso se la conoce como agente anti-catabólico.

En los casos en que se quiera ganar masa muscular, habría que tomar 10g de glutamina diarios, durante tres meses como mínimo. ¿Cuando?

  • 3-5 g después de entrenar, ya que durante el entrenamiento, los niveles de glutamina bajan el 50%. Si se toma en este momento, paramos el catabolismo proteico. Se puede tomar conjuntamente con BCAA o batidos de proteína, no hay ningún problema.

  • 3-5 g antes de ir a dormir, minimiza el catabolismo muscular durante el sueño y potenciamos la liberación de la hormona del crecimiento. COMBINADA CON LA MELATONINA, conseguimos un tándem de recuperación muscular y estructural perfecto.


Glutamina y estrés

El sueño, el estado de ánimo y la capacidad de rendimiento están relacionados entre sí. Si conseguimos dormir bien, estaremos más activos durante el día, más concentrados, con menos problemas estructurales y mentales.

Como ayuda la Glutamina en este aspecto?

La Glutamina es un proveedor de energía por el sistema inmune y las células del intestino. Cuando tenemos una situación estresante, hay una bajada de concentración de glutamina y un aumento de radicales libres oxidativos y, como consecuencia, se compromete la pared intestinal (hiperpermeabilidad) causando una alteración del sistema inmunitario y una inflamación de bajo grado.

Cuando esto pasa, aparte de notar fatiga, aumentar la grasa corporal y más posibilidades de sufrir alergias y dolor, tenemos una disminución de la memoria y capacidad de concentración.

Si tomamos Glutamina, ésta se convertirá en ácido glutámico en el cerebro, que funcionará como combustible y para ayudar a eliminar el exceso de amoníaco que es tóxico para la célula neuronal.

Cuando tomamos Glutamina junto con Melatonina, nos aseguramos un descanso nocturno completo (hay una limpieza alta de amoníaco cerebral) y una muy buena recuperación muscular, lo que hará que nos levantemos con unas buenas sensaciones físicas y llenos de energía.

Debemos saber que, muchas veces, el insomnio está causado por un alto cúmulo de amoníaco debido a un mal funcionamiento hepático o un consumo demasiado elevado de carne.


Glutamina i antiage

La glutamina es un aminoácido absolutamente imprescindible en el tratamiento del envejecimiento, ya que la piel es un órgano que es muy sensible a la acumulación de tóxicos, a la oxidación y la pérdida de masa muscular.

Una gran acumulación de radicales libres causan una muerte celular de las de estructuras dérmicas y la aparición de signos de la edad como el la flacidez (pérdida del contorno del óvalo facial), caída de los párpados, tonalidad cenicienta, aparición de arrugas, manchas e imperfecciones en la piel, verrugas y lunares verrugosos debido al fracaso inmune.

Si aplicamos cosméticos estimuladores del tejido matricial (fisiocosmètica) y los complementamos con glutamina, los efectos de regeneración dérmica se multiplicarán y habrá una mejora muy sustancial de la salud de la piel, apareciendo más tersa, más oxigenada, más luminosa y con una textura suave.

Text and image block

Cuando está indicada la Glutamina:

  • Resolución de la hiperpermeabilidad intestinal y regeneración de la mucosa gastrointestinal: colon irritable, diarrea, estreñimiento, malabsorción...

  • Mantenimiento del hígado y del páncreas.

  • Apoyo en la función inmunitaria del tracto gastrointestinal y del hígado.

  • Recuperador de la masa muscular (deporte, atrofia, menopausia...)

  • Miopatias

  • Mucositis (dolor e inflamación bucal, por cándida, tratamientos quimioterápicos)

  • Después de intervenciones quirúrgicas o traumatismos

  • En situaciones de desgaste físico y mental

  • En dietas de adelgazar

  • Depresión, cambios de humor, distimia, angustia

  • Insomnio

  • Fatiga

  • TDAH

  • Cistinuria

  • Regula el equilibrio ácido-base

  • Efecto antiage sobre la dermis (ya que regenera los músculos de la dermis)


Efectos secundarios:

  • No hay estudios en embarazo y lactancia, por lo que mejor no usarla en esta época.

  • Encefalopatía hepática

  • Sensibilidad al Glutamato monosódico

  • Manía

  • Interacciona con anticonvulsionantes