El peso corporal y el sueño
Cómo afectan la calidad y cantidad del sueño en el sobrepeso

LA MALA CALIDAD Y CANTIDAD DEL SUEÑO ESTÁ RELACIONADA CON EL AUMENTO DE PESO

Un estudio a gran escala de la Universidad Case Western Reserve concluyó que aquellas personas que duermen menos de 5 horas (o duermen intermitentemente) por la noche, con el tiempo ganan más peso que los que duermen 7 horas (o duermen de un tirón) .

Este hecho es especialmente interesante en MUJERES ADULTAS, ya que se comprobó que justamente eran las que dormían menos (y habiendo que ingerido menos calorías en la comida), las que llegaban a la obesidad.


¿Por qué sucede esto?

1.- Metabolismo (consumo energético)

Cuando dormimos poco, habitualmente el cuerpo se levanta más cansado y nuestro movimiento diario es más lento.

Ya sabemos que un aumento del ritmo, de movimiento, aumenta el consumo energético y favorece la pérdida de peso, por lo que si nos movemos más lentamente, habrá una disminución de consumo energético por parte de nuestras fibras musculares y, por tanto, aumentaremos de peso. Esto, a la larga, también causará una disminución del volumen de nuestra musculatura, perdiendo gran cantidad de mitocondrias y, por tanto, disminuyendo el metabolismo basal, por lo que estaremos destinados al aumento de peso.

2.- Sistema endocrino (hormonas relacionadas)

Las células grasas de nuestro cuerpo (adipocitos), cuando están llenas, liberan una hormona en la sangre que tiene un efecto saciante y estimulador del movimiento. Esta hormona es la leptina .

En condiciones normales, estamos tranquilos, saciados y no necesitamos comer. Por otra parte, el estómago, cuando está vacío tiene hambre. En este momento, libera una hormona en la sangre que se llama grelina , que estimula el centro neurológico del apetito y todo el funcionamiento metabólico que lo acompaña.

Se ha comprobado que las personas con sobrepeso y obesidad tienen más GRELINA y menos LEPTINA, por lo que tienen mucha más hambre, más dificultad para saciarse y más dificultad para hacer ejercicio (mucha hambre en las comidas o hambre todo el día, por eso comen entre horas).

La FALTA DE SON hace disminuir la LEPTINA y aumenta la GRELINA. Esto causa ganas de comer entre horas, dificultad de saciarse en una comida y tener ansiedad por comer alimentos calóricos. Por ello, las personas que duermen menos pueden tener más problemas de sobrepeso.

3.- Melatonina

Hormona indispensable en el sueño y básica también en la regulación del peso debido a dos aspectos muy importantes:

  • Capacidad de ayudar al hígado a detoxificar sus grasas (hay estudios que demuestran una reducción del hígado graso en semanas).

Sabemos que el hígado depura la sangre y es el encargado de eliminar las toxinas ingeridas, respiradas, cogiendo el pico más alto de acción cuando la temperatura corporal es más baja (entre las dos y las cuatro de la madrugada). Pero si lo tenemos esteatósicos (llamado hígado graso) no puede trabajar adecuadamente, creando problemas importantes metabólicos, entre ellos el sobrepeso.

(Ver estudio de la Universidad de Granada melatonina Induc Browning of inguinal white adipose tissue in diabetic fatty Zucker ratas. Aroa Jiménez-Aranda, Gumersindo Fernández-Vázquez, Daniel Campos, Mohamed Tassi, Lourdes Velasco-Perez, Tx Tan, Russel J. Reiter andAhmad Agil. Journal of Pineal Research. 2013. September. Doi: 10.1111 / JPR. 12089.

  • La Melatonina también tiene un efecto estimulante de la grasa "marrón", un tipo de células grasas que queman la grasa en lugar de almacenarla. Con este estímulo, la persona quemará más energía, sobre todo si hace ejercicio o sufre un poco de frío.

4.- Cortisol

Cuando tenemos un nivel en sangre de cortisol ALTO en todos los momentos del día y sobre todo por la noche, la persona AUMENTARÁ DE PESO en la zona del TRONCO y CUELLO (cúmulo de peso en zona periumbilical -barriga- y detrás del cuello y la papada, seguramente debido a una resistencia a la insulina).

El cortisol, hormona del estrés crónico, es inversamente proporcional a la serotoina, que es la hormona de la calma y el bienestar y la que por la noche se convierte metabólicamente en melatonina. Por lo tanto, un nivel elevado de cortisol generará un sueño de mala calidad o escaso.

El hecho de no dormir por estrés genera un bucle, ya que al no descansar, el cuerpo todavía sintetiza más cortisol, aumentando el estrés y por tanto el insomnio. Esta situación es especialmente grave a nivel emocional y también a nivel metabólico (y por el aumento inevitable de peso).

Debemos recordar que en situación de estrés celular o mental hay una predisposición a ingerir los alimentos de forma más desordenada (debido a la disminución de la serotonina): comemos más deprisa, masticamos y ensalivamos menos, preferencia por alimentos dulces o embutidos (ya que estos actúan sobre los receptores opioides del cerebro, generando bienestar y relax efímero).

Hay más tendencia a picar entre horas y a comer menos verdura. También entramos en la esfera del descontrol de ingesta hipercalórica.


Conclusiones

    • En una situación de obesidad o sobrepeso, la calidad y cantidad del sueño será absolutamente indispensable.

    • Por lo tanto, cualquier persona que quiera tener una vida sana, con un peso adecuado a su constitución y edad, debe tener un sueño reparador.


 


Como nos puede ayudar la Terapia Regenerativa en la buena gestión del peso corporal y / o la buena calidad del sueño?

La terapia regenerativa es aquella que actúa en los tres ejes fundamentales de equilibrio de la salud para que la persona esté en un estado armónico y sus funciones biológicas puedan desarrollarse con normalidad asegurando el máximo nivel de salud.

Como la terapia regenerativa es personalizada, es difícil de ofrecer soluciones estandarizadas, ya que cada persona tiene sus carecterísticas particulares. Ahora bien, en términos generales, podríamos decir que si tenemos un problema de peso e insomnio, una posible fórmula de TRATAMIENTO Y CONSEJO sería la siguiente:


CONSEJOS DIETÉTICOS

Es recomendable una dieta equilibrada y eliminar todos aquellos alimentos que sean inflamatorios y que puedan comprometer el buen funcionamiento de nuestro eje emocional: POCA LECHE CRUDA, POCO GLUTEN DE TRIGO, ALIMENTOS PROCESADOS, AZÚCAR, REFRESCOS, GRASAS TRANS, POCA CARNE ROJA, ALCOHOL, CAFÉ, EMBUTIDOS

Por otra parte, es muy interesante reforzar la dieta con alimentos muy antioxidantes, depurativos y antiinflamatorios para asegurarnos un tejido conjuntivo de buena calidad, un metabolismo equilibrado enzimáticamente y hormonalmente, con ausencia de tóxicos y metales pesados ​​y una disminución máxima de la inflamación crónica de bajo grado.

Por lo tanto, hay que reforzar la dieta con alimentos que nos aporten gran valor nutritivo: FRUTOS ROJOS, FRUTAS Y VERDURAS DE TODO TIPO (sobre todo alcachofas, crucíferas, aliáceas, hoja verde), HORTALIZAS, TUBÉRCULOS (remolacha, patata prebiótica, zanahoria, boniato...) , PESCADO AZUL DE TAMAÑO PEQUEÑO, SEMILLAS (chia, sésamo, amapola, lino ...), FRUTOS SECOS, ALGAS, LEGUMBRES (azuquis, lenteja roja, hummus de garbanzo, guisantes negros...).

Hidratarse es absolutamente imprescindible para la buena salud del tejido conectivo y para depurar los emuntorios. Hay que beber 8 vasos de agua al día obligatoriamente.

En casos de desmineralización hídrica (osmosis) hay que enriquecer el agua con agua de mar (proporción 3:1) para asegurarnos un aporte completo de minerales y oligoelementos absolutamente necesario para el equilibrio de las vías enzimáticas y mentener el cuerpo en un estado de no acidificación, lo que generaría un envejecimiento prematuro de nuestros tejidos.

 

MINDFULNESS ALIMENTARIO

Desayuno completo y nutritivo para disponer de energía física y neurológica necesaria para realizar adecuadamente las tareas diarias. Evitar alimentos con azúcares refinados ya que provocan picos insulinémicos y consecuentes hipoglucemias que nos harán estar irritables y de mal humor.

Estimular el sistema digestivo haciendo un poco de ejercicio antes de la comida principal, ya que esto ayuda a depurar el sistema gastrointestinal, estimula la absorción de las proteínas y prepara el cuerpo para una digestión más eficaz.

Comida equilibrada. Y siempre con el tiempo necesario para realizar correctamente la digestión. Masticar bien, ensalivar, sentarse tranquilamente y poner atención plena a lo que se está comiendo (muy importante disfrutar de la comida). Sería conveniente un rato de reposo después de comer.

Cenar temprano y que sean alimentos fácilmente digeribles y poco estimulantes: cremas o zumos de verduras, caldos y sopas, pescado al horno en papillote o al vapor o macerado, verdura hervida o al vapor, tubérculos prebióticos, carne banca, yogur.


MOVIMIENTO

El movimiento no es una opción, es una obligación.

Hay que moverse rápido, creando resistencia, con cambios de ritmo para poder estimular a los blastos (células regeneradoras de tejido conectivo) y en cambio disminuir actividad de los clastos (células catabolizadoras)

Hay que hacer ejercicio aeróbico para oxigenar las células y desoxidar tejidos. La duración debe ser de un mínimo de 40 minutos diarios para aportar sangre a todos los tejidos y estimular la creación de músculo y la eliminación de grasas inflamatorias, grasa subdérmica (obesidad) y grasa visceral recursora del síndrome metabólico.

El ejercicio también es indispensable para depurar los tóxicos de la sangre, del riñón, piel y del sistema hepático.

El ejercicio debe ser diario y adaptado a la situación de cada persona, pero si se quiere tener un tejido estructural de calidad no se puede renunciar a él.

Cualquier tratamiento regenerativo sea del eje que sea obtendrá muchos y mejores resultados si se crea un programa de movimiento adaptado al cliente.

 

SUEÑO

Hay que ir a dormir temprano para tener un sueño reparador y haber hecho un ciclo de 90 minutos a las dos de la madrugada, que es el punto álgido de la detoxificación hepática. Debemos asegurar este hecho si queremos levantarnos sin fatiga, con la digestión hecha, con el cuerpo detoxificado y con un tejido conjuntivo regenerado.

La calidad del sueño es INDISPENSABLE y, si es necesario, tendremos que ayudar a la persona en este punto.

Al levantarnos, es aconsejable beber un vaso grande de agua y, a poder ser, con un chorro de limón, para acabar de limpiar el estómago de residuos de la cena y estimular el ácido clorhídrico para encarar la absorción de nutrientes, y en especial de las proteínas con garantía.

Para tener un sueño reparador, hay algunos consejos conocidos por todos pero que hay que recordar:

  • Dormir en habitación ventilada, a oscuras, sin ruidos.

  • Apagar el Wifi.

  • No leer en la tablet ni en el móvil antes de dormir.

  • No jugar en el ordenador.

  • No hacer ejercicio por la noche.

  • No tomar estimulantes ni excitantes (café, cocacola, alcohol...).

  • Si se puede, tomar un baño caliente detoxificador (baño con 1-2 Kg de sal marina) y aceites esenciales de lavanda. 20 minutos de baño y enjuagar bien.

  • Ponerse unas gotitas de aceite esencial de mandarina en las muñecas o los pies (arco plantar).

  • Leer un libro.

  • Practicar sexo.

  • En caso de dolor es recomendable hacer un masaje relajante.

Tratamiento Regenerativo

 

DESAYUNO / COMIDA


  • Capsulas BIENESTAR EMOCIONAL N07
    (si hay apatía, tristeza, angustia).

  • Capsulas ESTRÉS CONTROL N19
    (si hay estrés, nerviosismo, irritabilidad).

Con este paso nos aseguramos que el sistema neuroemocional esté en equilibrio.

CENA


  • JARABE DEPUR CONTROL B15

Con este paso nos aseguramos la depuración del hígado (drenaje de grasas y tóxicos durante la noche).

ANTES DE IR A DORMIR


  • SPRAY SUEÑO REPARADOR

Éste, al llevar plantas sedantes e hipnóticas y además la melatonina sublingual de efecto rápido, hará que la calidad del sueño sea adecuada y se puedan equilibrar todos los procesos vinculados con el sobrepeso y obesidad.